Fila bombas jugo de vida

Ayer salí de trabajar y mientras regresaba tranquilamente a mi casa caminando cual gacela por el bosque, el Munchis me atacó y groseramente me exigió que le pusiera atención e inmediatamente le consiguiera algo para alimentar el antojo.

Como me queda de paso, decidí ir al local de “Bombas” y comprar una.

Para los que no saben, las bombas son una delicatessen culinaria de León. Bueno, está bien, quizás no es delicatessen, pero es una de las cosas más típicas para comer por aquí.

En un vaso, te sirven jícama picada, con cebolla morada, vinagre de piña, chile piquín, limón, sal y queso fresco rayado.

Y aunque puede sonar raro, por aquello de que lleva cebolla y queso, la realidad es que sabe DELICIOSO!

Yo en lo particular pido la mía sin queso y con chile “del que no pica” porque siempre termina picando un poco.

Además de jícama, también puedes encontrar una gran variedad de frutas y verduras que te las preparan a tu gusto. Pepino, Mango, zanahoria, papaya, etc.

Hoy en día les agregan también cacahuates japoneses o cueritos (piel de cerdo en vinagre), lo cual no los hacen tan sanos, así que mucho ojo, ya que los cacahuates tienen muchísimo aditivos, colorantes artificiales tóxicos y además, soya GMO.

Por todo León puedes encontrar locales o carritos que venden fruta y verdura picada. ¡Que bien! ¡verdad? Lo que significa que cuando nos agarra el hambre loca, en vez de pararnos al oxxo o tiendita de la esquina, nos podemos acercar a un puesto de estos y satisfacer el antojo de una forma sana y muy, muy rica.

Piensa, acidito, picosito y fresco… ¿No se te hace agua la boca?

Si no vives en León, te aseguro que en tu ciudad existen muchos lugares donde puedes encontrar jícama y pepino picados. Yo he visto este tipo de localitos en México D.F., Guadalajara, etc.  O si no, asegúrate de comprar tu mismo las verduras y frutas y preparártelos con limón, sal y chilito.

Perros, parque jdv

Después de comprar mi bomba, me fui al parque que está en la esquina de mi casa para comérmela. Mientras me relajaba, veía a los perritos jugar, la gente haciendo ejercicio, paseando y disfrutando del atardecer. Me encanta ir por las tardes a mi parque, me llena de energía!

Así que ya sabes para la próxima, corre por tu fruta picadita y siéntete satisfecho y libre de culpas!

1 comment on “¡Gracias Dios por las Jícamas, los Pepinos y las Frutas!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *