20130426-123857.jpg

No hay excusas. Viajar no debe de ser sinónimo de comida rápida, sin sabor o baja en nutrientes.

Antiguamente cuando viajaba en autobús, me atenía a los refrigerios que la línea me daba. Un sándwich muy desagradable con pan refinado y jamón y queso llenos de conservadores y sabores artificiales. De tomar? Jugos muy azucarados y alguna galleta igualmente alta en glucosa, colorantes, etc.

Me quedaba siempre sintiéndome muy mal por haber comido algo tan desagradable y también me quedaba con hambre.

Pero la cosa ha cambiado. Ya no les doy a otros la responsabilidad de mi salud. Soy yo la que mejor me puede nutrir y la única responsable de que mi cuerpo se mantenga sano y contento.

A mediados de esta semana tuve que ir al D.F. En autobús, así que antes de partir, me asegure de llevarme un lunch súper rico y sano.

Me lleve una deliciosa, fresca y crujiente ensalada mixta.
La puse en un bote reciclado de yogurth, primero puse una cama de frijoles cocidos de la olla (sin caldo) luego la ensalada, que tenía lechuga, jitomate, aceitunas, pimiento morron y aguacate. Y me lleve a parte una bolsita de aderezo que tenía guardada para ponerle solo unas gotitas.

El trayecto duro 5 largas horas, pero con mi manzana y la ensalada con frijoles, me mantuve perfectamente, me sentí muy bien, satisfecha y orgullosa de lo mucho que me cuido.

Claro que ya cuando llegué a mi destino comí una buena cena.

Verdad que no esta complicado? Sólo necesite un poco de tiempo para preparar y listo!

Que te parece? Buena idea verdad?

Tu que haces para mantenerte sano en el camino? Viajes, trabajo, escuela, etc. Cuéntame en los comentarios.

20130426-125640.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *