Esta receta es de las cosas más simples y sencillas de hacer. Además es altamente nutritiva. Puede servir como acompañante o como plato principal.

Las endivias son una gran fuente de vitamina A que ayuda a que tu hígado sintetice muy bien hormonas como el estrógeno y la progesterona, de esta forma, puedes evitarte problemas hormonales.

Tienen un alto contenido de fibra, muy útil para limpiar tu intestino y eliminar toxinas, lo cual permite que tu sistema inmunológico se fortalezca y te enfermes menos.

El sabor natural de la endivia es un poquitín amargo, lo que le da un sabor muy peculiar y rico.

Además es una exquisita opción para variar tu platillos, recuerda, “El arte de la nutrición, está en la variedad”

 

ENDIVIAS ROSTIZADAS

Ingredientes:

  • 2 ó 3 Endivias medianas
  • 2 Cdas. Aceite de Oliva
  • 1 Cdta. Orégano en polvo
  • ½ Chile jalapeño fresco picado finamente y sin semillas (ocional)
  • Sal de mar y pimientas trituradas al gusto.

 

Elaboración:

  1. Precalentar el horno a 150°C
  2. Cortar los tallos ligeramente, sólo quitando la parte café y cuidando de dejar unidas las hojas.
  3. Cortar por la mitad, a lo largo cada endivia.
  4. Poner en un refractario de cristal o bandeja para horno.
  5. Poner el aceite, orégano, chile, sal y pimienta en un recipiente hondo y mezclar.
  6. Con una brocha de cocina, barnizar las endivias con la mezcla de aceite.
  7. Poner el refractario en el horno y dejar hasta que se doren. Aproximadamente 20-30 minutos.

Si quieres, puedes agregarle un poco de cúrcuma (turmeric) que le dará un color muy agradable sin cambiar el sabor. La cúrcuma es un desinflamante increíble y es muy buena idea agregarlo continuamente a tus alimentos.

Degustación:

  1. Siéntate en la mesa, sin distracciones (t.v., smartphone, tableta.)
  2. Mejor si puedes estar con compañía agradable.
  3. Respira profundamente, relájate.
  4. Observa tus endivias, fíjate en su color dorado y la textura suave.
  5. Percibe el aroma del aceite de oliva.
  6. Mastica cada bocado tranquilamente, disfruta de la combinación de sabores.
  7. No lo tragues hasta que esté bien molidito. Tu estómago no tiene dientes.
  8. Disfruta, yum! yum!
Doraditas y con un sabor entre dulcesito y amargo, delish!

¿Te gustó este artículo? Recuerda darle like y compartirlo con tus amigos.

¿Cómo preparas tu las endivias?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *