Imagen pineada

 

¿Qué tanta intensión de pones a eso que tu dices? ¿Piensas realmente las cosas que les hablas a las personas?

Has a un lado la plática vanal y concéntrate en la plática real que tienes con otras personas, ¿cómo es, que dices, que aporta?

Normalmente te enseñan que tengas cuidado con lo que dices. Que no hagas a otros lo que no quieras que te hagan y que seamos “impecables con nuestras palabras” como nos dice el Dr. Miguel Ruiz en su libro Los Cuatro Acuerdos.

Pero te has puesto a pensar, ¿Qué podría pasar si hicieras lo contrario? Si te dedicaras a decir palabras o cosas agradables a los demás. ¿Si hicieras a otros lo que te gustaría que te hicieran?

Has una pausa y piénsalo por un momento. ¿Cómo te sientes cuando alguien te dice palabras que necesitas escuchar? O te alienta y aprecia aspectos positivos en ti.

Este fin de semana estuve pensando mucho en esto, ya que pasaba yo por un mal momento. Estaba un poco insegura sobre mi trabajo, mi blog y todo lo que estoy haciendo. A veces me pregunto si voy por buen camino.

En una boda me encontré a una pareja de amigos que siempre me da gusto encontrarme porque forman una gran relación, se complementan uno al otro y siempre están involucrados en labores sociales y de ayuda, además están esperando su primer bebé.

El caso es que en la plática me comentaron que leían mi blog y les gustaban mucho mis tips y la manera en que escribía, etc., etc. Escuchar todo esto me llenó de muchísima energía, saber que mi trabajo es apreciado y que la dedicación y esfuerzo que pongo cada día llega a causar un impacto positivo en alguien fue algo muy satisfactorio. Me sentí profundamente agradecida por sus palabras y porque tomaron la decisión de expresarlo.

Fue entonces que me quedé pensando en lo fácil que puede ser ayudar a la gente sin esfuerzo y sin gastar energías, ni dinero. Simplemente haciéndole un cumplido, o apreciar algún aspecto específico y positivo a otra persona.

Así que te invito que a partir de hoy, te hagas una post-it mental que te recuerde que cada vez que te encuentres a alguien, busques algún aspecto positivo o agradable de esa persona y se lo digas.

Para que tenga mayor impacto te sugiero que.

  • Lo hagas desde el corazón, sintiéndolo realmente.
  • Sea verdadero, real y no sólo te lo inventes por decir algo.
  • Intenta que sea algo que tenga que ver con su parte más emocional, pero si no tienes mucho conocimiento sobre esa persona, puede ser simplemente algo de su físico o su vestuario.
  • Que sea algo positivo, siempre positivo.
  • Siempre hazlo viéndolo a los ojos.

Es un pequeño acto de bondad, pero puedes cambiarle el día a esa persona.

¡Que tengas un día muy jugoso!

¿Te gustó este post? Compártelo con tus amigos en facebook.

 

Foto de Aquí, no pude encontrar la fuente inicial, si alguien la conoce, por favor compártamela para corregirla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *