Imagen pineada

Bueno, bueno, bueno, creo que he oído esta frase toda mi vida, ¿tú también, no? Pero no es hasta ahora que realmente hace click conmigo.

Desde que empecé a involucrarme con todos estos temas de salud y bienestar, primero en el Hotel Wellness donde trabajaba y después leyendo libros y estudiando en la escuela, fue cuando realmente me di cuenta de la importancia de esta frase.

Somos lo que comemos, la cosa está muy sencilla. Cuando tomamos cualquier tipo de alimento y nos lo comemos o tomamos, comienza el proceso digestivo. La comida comienza a ser procesada y mientras recorre todo nuestro sistema digestivo se va absorbiendo.

Entonces, la comida al absorberse, se convierte en sangre, la cual a su vez, comienza a convertirse en células, tejidos, músculos, órganos, pelo, uñas, etc.

Entonces, todo lo que comes se convierte en parte de ti. ¿Oyes la alarma cómo suena?

¿Qué pasa cuando me como un delicioso plato de ensalada crujiente, llena de vegetales verdes, nueces, aceite de oliva, enzimas, calcio, clorofila, vitaminas, proteínas, omega 3, etc.? ¿Qué clase de células voy a estar formando? Seguramente las más fuertes y sanas, llenas de oxígeno y resistentes a las enfermedades y tóxicos.

Ahora ¿Qué pasa si en vez de comer esa deliciosa y fresca ensalada me como una sopa instantánea llena de sustancias químicas tóxicas como colorantes y saborizantes artificiales, glutamato monosódico, azúcar y harinas refinadas, etc.? Estas sustancias pasarán a ser parte de tus células también. ¿Y qué tipo de células?: Débiles, sin energía, tóxicas y propensas a las infecciones y enfermedades.

Cuando tomamos agua pura y fresca nuestras células se hidratan, se llenan de oxígeno y el cuerpo se limpia y desintoxica. ¿Qué pasa cuando tomamos coca cola, refrescos o jugos embotellados? ¿Tendrán el mismo efecto en nuestro cuerpo? Por supuesto que no, además vas a hacer a tu sexy cuerpo trabajar lo doble o lo tripe para desechar todos los tóxicos y procesar toda el azúcar que ingieres.

¿Cómo ves? ¿Tiene sentido verdad? Las toxinas en nuestro cuerpo pueden quedarse ahí desde 6, 8 horas, hasta toda la vida? Tú escoges que es lo que le vas a dar a tu cuerpo, a tus células, a tu cerebro para que lleguen a estar sanos, resistentes, fuertes y en óptimas condiciones.

Recuerda que también por tu piel absorbes nutrientes. Siempre que vayas a comer, tomar o ponerte alguna cosa, lee la lista de ingredientes y si contiene substancias en exceso, que no puedes pronunciar, parabenos, colores, sabores o aromas artificiales, NO LO CONSUMAS, se convertirá en parte de tu cuerpo.

Busca las opciones más naturales y saludables, realmente tu cuerpo te lo agradecerá, te sentirás más fuerte, con mucha más energía y te enfermarás mucho menos.

¿Te gustó este artículo? Compártelo con tus amigos.

Que tengas un día muy jugosito y lleno de comida fresca y natural.

Quizás te interesa leer mis artículos sobre haciendo consciencia de lo que compras y ¿sabes que tóxicos te pones en el cuerpo?.

foto via

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *