Hoy dedico este post para todas las mujeres que no están contentas con su cuerpo.

No estás tú para saberlo, ni yo para contarlo, pero quiero confesarte que en algunos momentos de mi vida, me he dejado embaucar por los medios de televisión.

En alguna(s) etapa(s) etapas de mi vida, me encantaba comprarme revistas y hojearla de principio a fin. Veía las tendencias de moda, lo que se usaba y corría a las tiendas a comprarme lo más similar.

También me gustaba ver a las modelos y envidiaba sus cuerpos. Envidiaba sobre todo sus estómagos y sus piernas, quería estar como ellas. Si bien, no tuve ningún problema grave de imagen o algún transtorno, si me causaba agobio verme en el espejo y saber que nunca iba a estar como ellas.

Toda la vida sufrí por tener el pelo rizado, odiaba mi pelo con toda mi alma y siempre lo traía recogido en un chongo o con una colita de caballo. Jamás, nunca NUNCA lo dejaba suelto, además de rizada tengo muchísimo pelo, lo que lo hacía todavía más dificil de manejar.

Al contrario de la mayoría de las mujeres, yo sufría por estar flaca, desde niña fuí sumamente delgada y recibía bastantes burlas al respecto, me decían que tenía las patitas de pajarito o que me colgaban dos hilos de la blusa, bastante cruel ¿verdad? Creo que la primera vez que utilicé una falda corta fué cuando tenía unos 26 años ¿que tal?

Me di cuenta de que 90% de las veces todas esas ideas eran pre-concebidas y la imagen que yo veía de mi misma no era real.

Ahora, poco a poco, con el tiempo, me he dado cuenta de que todo mi cuerpo es perfecto tal y como es. Gracias a mucha labor y trabajo interior para amarme tal y como soy, ahora estoy feliz como soy, sé que nunca estaré como las mujeres en las portadas de las revistas, pero eso ya no es ningún problema para mí, porque he aprendido a aceptar todo lo que soy, con todos su matices.

Ahora que he logrado aceptarme tal y como soy, adoro mi pelo rizado y lo cuido con mucho esmero, casi siempre lo traigo suelto y con su color natural. Me pongo faldas y shorts cortos y me importa poco si mis piernas no tienen curvas.

¿Y qué crees? Que cuando logré esa aceptación, empecé a darme cuenta de muchísimas cosas.

Viendo alrededor, a mis amigas y conocidas, casi ninguna estan conformes con su apariencia, se quieren quitar algunos kilitos, tienen las piernas muy gordas, o muy flacas, las rizadas quieren ser lacias, las lacias rizadas, etc. Incluso las que aparentemente tienen una súper figura no están contentas.

También me acuerdo de una chica muy conocida aquí en mi ciudad por ser guapísima. Un día me la encontré recogiendo a su hija en el colegio, iba sin una gota de maquillaje y me quedé asombrada, ups! No esta tan guapa en la realidad, pero sabía muy bien cómo sacarle provecho al maquillaje y a todo lo demás.

Todo esto me hizo pensar en muchas cosas. Todas somos muy distintas y todas tenemos muchísimas cualidades y una belleza interior increíble, pero a pesar de eso, queremos ajustarnos a ese tipo de belleza que la t.v. o las revistas nos dicen. ¿Por qué?

Me quedé impactada cuando vi estas fotos de actrices y modelos después de photoshop. Yo sabía que siempre se les ajustan cosas, pero me sorprendió darme cuenta de que esos “pequeños retoques” más bien son un cambio total de imagen, muy diferente a la realidad.

Esta foto de Jessica Alba, fue la que más me sorprendió, porque en la foto original puedes ver que tiene un cuerpo bastante normal, bien formado, pero normal y en la foto retocada se le ve una cintura bastante más estrecha y el pecho más grande, las piernas se le ven también más delgadas.

Esta foto no es real y muy pocas personas en el mundo tienen esos cuerpos y aunque uno no quiera, nuestra mente empieza a captar que ese es el estereotipo de cuerpo ideal, al que una tiene que aspirar.

Ahora imagínate lo que esta información le hace a mujeres más jovencitas y/o con problemas de autoestima.

Aquí vemos a Mariah Carey en la vida real con su bikini, realmente no está mal para una mujer de cuarenta y tantos años. Pero en la foto retocada nos la ponen como si tuviera un cuerpo de 20 años y sin un solo defecto. Vaya distorsión de la realidad.

Por eso cuando preguntaron a Cindy Crowford por su belleza dijo que desearía ella misma verse como Cindy Crowford, claro, después de tanto maquillaje y retoque, es normal.

Así que cuando sientas que no te ves lo suficientemente delgada, que se te salen las lonjitas, que tienes pancita, te faltan bubbies o no tienes la cara con una piel lisa y sin imperfecciones, recuerda estas fotos. Eres perfecta tal y como eres.

Preocúpate más por tu salud, por vivir con estados de energía altos, buscar medios para sentirte feliz todo el tiempo, por alimentar tu cuerpo con comida saludable, entera, sin procesar y sobre todo, esfuérzate por enamorarte de ti misma, de adentro hacia afuera y amar tus imperfecciones, porque ellas te hacen ser quien eres, una persona única, sin igual.

Voltea a tu alrededor, observa a tus amigas, familia, vecinas y date cuenta de lo diferentes que son cada una. ¿Se parece alguna de ellas a alguna modelo de Victoria’s Secrets? ¿No verdad? Entonces ¿por qué si nadie real que conocemos se ve así, insistimos tanto en vernos de esa manera?

Las pocas mujeres que conozco con esos cuerpos increíbles son triatlonistas o ultradeportistas, mujeres que dedican mucho tiempo, esfuerzo y ganas en divertirse y forjarse retos mediante el ejercicio y están así de una forma sana. Y las que conozco porque son “celebridades” tienen que hacer dietas horrorosas y matarse de hambre como lo han confesado en entrevistas.

Te garantizo que si te dedicas a cuidarte más a fondo, a nutrir tu cuerpo, ejercitarlo y a crecer tu autoestima, comenzarás a irradiar una belleza muy fuerte y lo mejor de todo es que te sentirás mejor que nunca, e incluso la gente comenzará a notarlo.

Y hazle como en el yoga, no te compares con absolutamente nadie más que contigo misma.

Aunque no soy muy partidaria de los productos con muchos químicos, reconozco y aplaudo la campaña de Dove, aquí un par de videos muy inspiradores.

Por la belleza real

Y nos preguntamos por qué nuestra percepción de la belleza está distorcionada.

Afirmación para hoy y para siempre: “Hoy escojo amarme tal y como soy porque mis cualidades e imperfecciones me hacen única y hermosa”

¿Has tenido una experiencia similar? ¿Cómo te sentiste? Me encantaría saberlo.

Si te gustó este post o conoces mujeres que les podría inspirar este tema, compártelo en facebook.

 Primera foto: modelo Tara Lynn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *