Puente del Amor. León, Gto.

Cuando hice mi pequeña encuesta sobre lo que hacía la gente para sentirse mejor consigo mismo y mejorar su auto­­estima, salió a la luz en varias ocasiones el salir de la rutina o hacer cosas diferentes.

Cuando hacemos todos los días lo mismo, el cerebro comienza a aburrirse y deja de encontrar motivación, por eso es tan necesario hacer cosas distintas.

Lo mismo sucede en las relaciones, de pareja, familiares, de amistad o laborales. Si todos los días hacemos lo mismo, comenzamos a perder interés.

Hace poco me organicé con unos amigos para ir a hacer el recorrido en bicicleta que se hace todos los miércoles en la noche por mi ciudad. Era un plan estupendo y sonaba súper divertido. El plan era llegar, rentar una bici y lanzarnos por la ciudad, pero oh sorpresa, ya no había bicis de renta.

En vez de molestarnos, decidimos caminar por el nuevo paseo que acaban de hacer y comienza desde el centro y termina casi donde está el estadio donde juega nuestro equipo local. Es un paseo super bonito que pasa por un puente.

Al empezar a caminar, comenzó a llover y en vez de parar e irnos, decidimos continuar. Hacía siglos que no me mojaba bajo la lluvia. Nos tomamos fotos graciosas y tontas y nos reímos mucho. ¡Fue divertidísimo! Además de hacer ejercicio, nos divertimos, convivimos y conocimos una parte de la ciudad que nunca usamos debido a que siempre andamos en coche por todos lados.

Fue verdaderamente una experiencia padrísima, a mitad de semana, sin realmente haberla planificado tanto. Al final, terminamos cenando en un deli y disfrutando de una buena plática.

Regresé a mi casa super contenta y llena de energía. Estoy segura que seguiré repitiendo este tipo de experiencias porque el resultado es increíble.

Cosas que puedes hacer para salir de la rutina:

  • Paseos en bici: La mayoría de las grandes ciudades del mundo tienen un paseo semanal en bicicleta. Investiga los horarios, organízate con tus amigos o familia y lánzate a la diversión. Oxigena tus pulmones, activa tu circulación y de paso, diviértete.
  • Organiza un hobbie común: Júntate con tus amigos, familia, gente que tenga tus mismos gustos o incluso tu sólo si no encuentras quórum y practica algún hobbie, puede ser pintar, estudiar algún tema, ver las estrellas, ir de campamento, etc.
  • Véte de Pic-nic: Organiza un día cualquiera y en vez de comer en tu casa u oficina, haz una comida fácil de llevar como sándwiches, bocadillos, ensaladas, taquitos, etc. Y come en el parque más cercano. Salir de la ciudad y entrar en contacto con la naturaleza te llena de energía y te relaja.
  • Rutina que no es rutina: Organiza un día a la semana para hacer alguna tradición. Puede ser jueves de película, donde hagas una cena fácil y te acurruques a ver películas “oldies” o de la “época de oro”
  • Cena con los amigos: Pero no la típica cena. Invita a tus amigos a cenar y experimenta en la cocina, pero involucra a todos. Cada quien se puede encargar de cocinar algo y mientras cocinan, disfrutan de una copa de vino tinto y una buena plática. Al final, se disfruta muchísimo un platillo casero y sano, además de toda la experiencia y el proceso de hacerlo.
  •  Juegos de mesa: Incluye en tus cenas o comidas típicas un momento para jugar juegos de mesa. Puede ser desde la clásica lotería o bingo, hasta algo con más estrategia como Colonos de Catán o Risk. Acompaña el juego con algo sano de comer como jícama o pepino en bastoncitos con limón, sal y chile o palomitas de maíz caseras con aceite de coco y tajín.

¿Tienes alguna práctica que te saque de la rutina? Me encantaría saber cuál es, compártela en los comentarios debajo.

¿Te gustó este post? Compártelo en facebook o twitter.

¡Que tengas un día muy jugosito!

Fotos del Jugo de la Vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *