Imagen pineada

De niña, siempre fui muy alegre, siempre estaba sonriente y reía por cualquier cosa. Además era muy intrépida, nunca me estaba quieta y hasta la fecha la gente me recuerda por estar trepada en los árboles o en los marcos de las puertas, no me daba miedo nada.

Cuando entré a la adolescencia, entre los ajustes de personalidad, problemas típicos de la edad y diversas causas, fui perdiendo en el camino mi autoestima. Comencé a extrañar esa aprobación de la gente que recibía a manos llenas cuando era niña. Me hacía falta sentirme adorada por todo el mundo. Había hecho consciencia de que antes la gente me buscaba y me quería y ahora no.

¿Qué pasaba? ¿Qué había hecho mal? No entendía nada. Y me dedique a buscar esa aprobación. Hacía cosas por mis amigas o por otras personas para que me aceptaran, para ser parte de algo. Pero todo era muy forzado y nunca obtenía el resultado esperado, era muy frustrante.

Claro que no lo hacía así, tan racionalmente. Sino que lo hacía por instinto. Hacía o actuaba de determinadas maneras y buscaba obtener algo. Entonces comencé a rodearme de personas bastante tóxicas, que se aprovechaban (consciente o inconscientemente) de esta parte vulnerable de mí y les permití ser abusivas, groseras y tratarme bastante mal.

Con el tiempo me fui cansando de esta situación y pasados varios años y con diferentes tipos de ayuda (papás, libros, terapia, contacto interno) empecé a buscar únicamente mi aprobación.

Hoy en día, todo lo que hago, intento hacerlo siempre buscando un bien desinteresado, ni para buscar mi propia gloria, ni para esperar aprobación de nadie. ¿Y qué crees? Que mi vida vuelve a ser como cuando era niña.

Fácilmente la gente me aprueba, me demuestra su cariño, me busca, me necesita y algo muy bonito, me agradece y me dice en voz alta, directo a mi corazón, cosas que admira de mi misma.

Todo por lo que he trabajado en este último año es en ayudar a las personas y en compartir todo lo que la vida me va enseñando. Decidí ser una herramienta de ayuda a las personas y a cambio estoy recibiendo todo lo que soñaba, e incluso más.

Cuando decidí hacer a un lado mi ego, la vida comenzó a trabajar conmigo y no contra mí.

Creo que está bien preocuparse por uno mismo, trabajar para ganar dinero, comprar cosas y experiencias. Pero he descubierto, que lo importante no es centrarse en eso, sino en buscar la manera de ayudar a los demás.

Hay una frase de la biblia que mi papá siempre me ha repetido e independientemente de nuestras creencias y religiones tiene mucho de verdad: “Busca primero el reino de Dios y todo lo demás se te dará por añadidura”

Yo lo traduzco en que si buscas como meta principal el crear un mundo más amable, activo, alegre, caritativo, consciente, en balance, etc. Todo lo que deseas y TODAS LAS COSAS BUENAS, te van a ir pasando de una forma casi mágica.

No es necesario sacrificarte y hacerte a un lado para que las personas sean felices u obtengan lo que quieren gracias a tu ayuda. Se trata de usar la parte más valiosa que tienes en tu interior y utilizarla como herramienta de ayuda a los demás.

Estoy muy agradecida con el Universo por todas las cosas mágicas que me están pasando en este momento, mi vida en este momento es perfecta tal y como es. Estoy segura de que se aproximan cosas todavía mucho más maravillosas y me encantaría que estuvieras aquí conmigo para compartirlas juntos.

Si te has sentido como yo, o te sientes así, con autoestima baja y buscando aprobación todo el tiempo, no te desesperes, ya has comenzado tu camino hacia el amor (propio y de los demás) Hay muchos libros muy buenos que te pueden ayudar y darte más luz.

Hoy te recomiendo que comiences con dos:

Los cuatro acuerdos de Dr. Miguel Ruiz y

Tus zonas erróneas de Wayne Dyer.

Afortunadamente en México (Chile y España) ya existe una empresa padrísima y efectiva que te lleva los libros que quieras hasta la puerta de tu casa, te recomiendo que uses sus servicios, los precios son un poco más económicos que en las librerías regulares y también consiguen libros en inglés.

Aquí el link: http://www.buscalibre.com/

 Foto

4 comments on “Buscando Aprobación”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *