Pinned Image

La palabra Yoga viene del sánscrito (antiguo idioma hindú) y quiere decir unión. Se considera como un enlace que une el cuerpo, la mente y el espíritu.

El yoga es una práctica que se viene haciendo desde hace más de 3,000 años y si bien no es una religión, se le considera una ciencia antigua.

En 1969 Yogui Bhajan trajo la enseñanza del yoga a Estados Unidos y desde ese entonces ha ido tomando más y más impacto en todo occidente.

Algunos de los beneficios del yoga: Tonificar tu cuerpo, sentirte espiritualmente más centrado, mejorar notablemente tu salud en todos los aspectos, sentirte mentalmente más enfocado, etc.

Existen muchísimas prácticas y filosofías diferentes de yoga. Definitivamente hay yoga para todo tipo de personas.

¿Cuál es tu tipo de Yoga?

Hatha Yoga: Es el yoga clásico, que por lo general hace énfasis en el asana, o en la postura. El propósito es elevar la conciencia. Busca como su nombre lo dice, en balancear los opuestos.

Iyengar: Enfatiza en la correcta alineación de los músculos y el aparato esquelético. Este tipo de yoga es ideal para las personas con problemas de columna, rodillas, etc. Ya que cuida mucho las posiciones y esfuerzo por medio de “props” o ayudas que evitan esfuerzos extremos y dañinos. Es un tipo de yoga más lento y tranquilo para las personas que no son muy deportistas y gustan de hacer ejercicio tranquilo y a su ritmo.

Anusara Yoga: Es un yoga que derivó del Iyengar y busca una alineación correcta. Busca conjuntar una práctica espiritual de la India adaptada a occidente.

Vinyasa: Llamada también “flow” (fluir) Se enfoca en unir posiciones fluidas con la respiración. Es un estilo más rápido y aplica bien para las personas muy activas.

Bikram: Serie de 26 posiciones practicadas en una habitación a 40°C. Lo cual ayuda a que el cuerpo logre una mayor elasticidad y saque fácilmente todas las toxinas que tiene dentro. Los yoguis mas ortodoxos no están muy de acuerdo con este tipo de yoga, pero la realidad es que los yoguis que la practican les encanta.

Kundalini: Se enfoca en el despertar la energía interior y el poder creativo que existe en todo ser humano.

Existen muchos más estilos, éstos son sólo algunos y los más famosos. También hay mucho más que hablar sobre el yoga, pero hoy es sólo una pequeña introducción.

Antes de comenzar a practicar regularmente yoga, asistí a algunas clases aisladas, pero nunca me gustaron al 100%, me frustraba muchísimo que por mi falta de elasticidad nunca podía hacer las posiciones de mis compañeros o que me quedaba dormida al final de la práctica (no que no lo disfrutara, pero me levantaba muy zombi) y bueno, creo que tampoco tuve buenos maestros.

Hasta que tuve la suerte de acudir a un excelente centro de Yoga Iyengar donde me enseñaron personalmente y de una manera correcta, cómo era la práctica del yoga.

Te comparto lo que aprendí:

Tú y sólo tú: Cuando asistas a una clase de yoga, tienes que imaginarte que eres la única persona que está presente. No estés al pendiente de lo que hace tu compañero de junto, ni hasta donde puede levantar la pierna. Concéntrate en tu propia práctica y ÚNICAMENTE compara tu práctica del momento con la última que hiciste, pero no te compares con nadie más.

Respira: Es la parte más importante de la práctica, si haces la respiración correctamente, lograrás esa unión y esa concentración profunda. Usa tu nariz y respira profundo.

No te duermas: Si empiezas a sentir que te duermes durante la práctica o al final en la savasana, que es la postura en la que te recuestas y te relajas, aún ahí, debes de permanecer presente y no dormirte.

No te preocupes: Si eres como yo, que te preocupa si la postura que estás haciendo es correcta y te entretienes mucho pensando en eso, entonces, es bueno que empieces a relajarte un poco y pienses que no es lo más importante. Haz tu práctica de la mejor manera que puedas, si tienes un buen maestro de yoga, entonces se acercará a hacer sus correcciones, deja que él (o ella) se preocupe y tu ocúpate de estar concentrado y realizando tus ejercicios lo mejor que puedas.

Definitivamente practicar yoga me cambió la vida.

Dos de las cosas que más me han sido, una; el estado en que se queda mi mente después de la práctica y el resto del tiempo, me siento más concentrada, como en sintonía con todo lo que me rodea, pienso de manera asertiva, estoy más relajada y mi mente se agudiza. Y por otra parte, comencé a sentir cómo mis pulmones se llenaban a fondo, podía respirar profundamente y es una sensación deliciosa y relajante.

Espero que el post de hoy te inspire a practicar yoga y descubrir todas las ventajas que te puede ofrecer. Te dejo el link del Instituto Mexicano del Yoga donde puedes encontrar clases en tu ciudad. Si eres de otro país, seguramente puedes encontrar en internet tu clase o centro de yoga más cercano, anímate, te garantizo que no te arrepentirás.

Me da mucha curiosidad saber si ya haz practicado yoga, ¿cuál ha sido o es tu experiencia? Compártela en tus comentarios abajo y ayuda a otras personas a saber más de esta excelente práctica.

Te dejo con este video súper inspirador, no te lo puedes perder.

Que tengas un día muy jugoso.

 Foto aquí

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *