Pinned Image

Cuando termines de leer este post, habrás aprendido tres formas fáciles de mantener la salud  y el balance en tu vida.

Salud (Del latín salus, -ūtis).

La Real Academia Española nos dice que el Significado de Salud es:

1. f. Estado en que el ser orgánico ejerce normalmente todas sus funciones.

2. f. Condiciones físicas en que se encuentra un organismo en un momento determinado.

3. f. Estado de gracia espiritual.

En resumen salud significa sentirnos bien en cuerpo y espíritu.  Funcionar correctamente.

Hemos aprendido a tomar poca conciencia sobre el cuidado de nuestra salud, hasta que nos enfermamos o sufrimos algún desbalance. Es entonces cuando nos preocupamos por cuidarnos y alcanzar de nuevo ese estado que nos permita vivir bien.

Pero ¿y la prevención? Qué pasa con ella? Todos conocemos la frase “Más vale prevenir que lamentar” pero que tanto lo aplicamos en nuestra vida y el cuidado de nuestra salud?

Si no tenemos salud, no podemos trabajar, divertirnos, amar y disfrutar de la vida.

¿Qué podemos hacer para prevenir este desequilibrio?

  1. Lo más importante; tener un Balance Espiritual.

Espiritualidad se refiere a nuestra comunicación interna con Dios, (sea cual sea tu creencia religiosa) el Universo y Nosotros mismos. Cómo podemos hacerlo? Meditando, rezando o simplemente establecer un canal de comunicación con nuestro interior y buscar esa voz que viene desde adentro y que nunca se equivoca. La constancia es muy importante, no importa si no podemos invertir mucho tiempo en ello, lo que importa es hacerlo cada día.

  1. Buscar relaciones sanas:

En nuestra familia, pareja, trabajo, etc. Si continuamente nos vemos envueltos en conflictos, sentimientos negativos e infelicidad, esto nos va a llevar a enfermarnos, quizás no siempre serán enfermedades graves, pero se reflejará en diferentes formas; en nuestra piel, mirada, sonrisa y sobre todo en nuestro bienestar. Si evitamos relaciones y ambientes tóxicos y buscamos sanar las relaciones importantes, notaremos como nuestra felicidad aumenta.

  1. Mueve ese traserillo.

Toda la vida nos han dicho que hacer ejercicio es lo más sano del mundo, pero si eres como yo, que el ejercicio te agobia más que divertirte, busca otras alternativas. Yo he encontrado en el yoga y en la caminata mis ejercicios favoritos, me distraen, me centran y al mismo tiempo hacen que mi organismo trabaje de una mejor manera. Cuando no me da tiempo o no tengo muchas ganas de ponerme mis tenis y salir a caminar que hago? ¡Bailo!, después de bañarme y mientras me arreglo, pongo música y a mover el bote! Con 5 o 10 minutos es suficiente para notar la diferencia, me siento más activa, despierta y mi estado de ánimo cambia, me pongo de buenas y con mucha más energía.

Poco a poco iremos profundizando con estos temas, mientras tanto les dejo de tarea analizar estos tres puntos y pensar un solo cambio que puedan hacer en sus vidas, en cualquiera de los 3 puntos. Pero ojo, tiene que ser un objetivo real, medible, contable y con fecha. Paso a pasito.

Incorrecto: Voy a meditar todos los días

Correcto: Voy a meditar 5 minutos cada día durante el mes de Junio.

Incorrecto: Odio mi trabajo y voy a renunciar.

Correcto: Cada día, dedicaré 20 minutos de mi día a aclarar los puntos exactos que quiero encontrar en mi trabajo ideal y a buscarlo por medio de facebook, linkedIn y CompuTrabajo.

Que tengas un día hermoso y con mucho jugo

¿Te gustó este post? Compártelo copiando el link y pégalo en tu muro de facebook.

Foto de aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *