Pinned Image

Ayer hablé sobre la felxibilidad y la manera en que ayuda ser flexible en nuestras relaciones. Todo esto me hizo pensar en la importancia de encontrar balance en nuestras vidas.

A todos nos gusta vivir en paz, tranquilos, en armonía y buscamos la manera de llegar a ese estado, aunque a veces no sabemos cómo hacerlo ¿verdad?

¿Cómo es una vida sin balance? Es cuando exageramos en actitudes, pensamientos, hábitos, prácticas, adicciones, etc. Incluso las cosas buenas en exceso son malas.

¿Te ha pasado que de repente te obsesionas con algo y no puedes dejar de hacerlo? Hablo desde un hábito como estar todo el día en facebook, comer dulces, pan o hasta adicciones como la coca-cola, alcohol, comida, relaciones, etc. E incluso pensamientos, si, adicción a estar pensando 100 mil veces al día en lo mismo, lo mismo, lo mismo.

Yo creo que a todos nos pasa o nos ha pasado y el resultado de estos excesos es una espiral negativa, que nos va absorbiendo hacia abajo, nos cierra, nos frustra y no nos deja SER FELICES.

Seguramente estarás pensando, je je, puessss, si, alguna vez me pasa y probablemente muy dentro de ti te des cuenta de que en realidad es más seguido que a veces.

De alguna manera, el cerebro se cicla y siente una necesidad de tener más de lo mismo, en ocasiones tiene que ver con substancias o estimulaciones externas y otras sólo con nuestros pensamientos y situaciones que lamentablemente hemos vivido.

¿Lo positivo de todo esto? ¡Gracias a que vives estas circunstancias tienes la gran gran gran oportunidad de crecer más! de convertirte en una mejor persona, más sana, más limpia y más alegre. Así que agradece esta situación, porque el primer paso para escoger el balance es aceptar la situación y DESEAR entrar en balance.

¿Cómo le hago? ¡Me cuesta mucho! Todo el mundo me lo dice, yo lo sé, me lo he propuesto miles de veces y no puedo, seguramente estarás pensando.

Bueno, a veces, simplemente con fuerza de voluntad se puede, pero no siempre es suficiente. Nuestro cerebro funciona de manera extraña y mientras más nos aferramos a algo, menos logramos resultados.

Entonces es cuestión de darle una ayudadita a nuestro hermoso cerebro y enseñarlo a entrar en balance.

Normalmente utilizamos el hemisferio izquierdo para casi todo, es la parte racional, sistemática, analítica. Esto en parte, porque desarrollamos más todo el lado de nuestro cuerpo que tiene que ver con el: El derecho. La mayoría de las personas somos derechas y todo lo que hacemos es con esta mano, o este pie.

¿Y qué pasa con los zurdos? Bueno, ellos llevan ventaja, pero incluso así, he visto gente que siendo zurda tiene que utilizar su mano derecha para muchas cosas y además, desde pequeños nos enseñan a usar más el lado analítico, que el creativo, el intuitivo.

EJERCICIOS PARA EL BALANCE CEREBRAL:

Primero: Has una afirmación sobre lo que quieras poner en balance.

Ejemplo:

Problema 1: Todo el tiempo tienes pensamientos negativos

Afirmación: Me comprometo a liberar todos mis pensamientos negativos. Escojo equilibrio y tranquilidad.

Problema 2: Soy perfeccionista, me cuesta mucho permitirme errores.

Afirmación: Estoy dispuesta a ser imperfecta. Sé que hago las cosas lo mejor que puedo y eso es 100% perfecto.

¿Ya pensaste tu problema? Para que la afirmación funcione, tiene que ser algo que tú escribas y haga click contigo.

Ahora, la segunda parte es realizar una conexión MENTE-CUERPO, para que todo esto funcione mucho mejor. Hay que hacer un ejercicio físico de balance, es algo así como la salsa de tus tacos, lo que va cohesionar todo el ejercicio.

  • Pon tu afirmación en el espejo y viéndote a los ojos, de pie, has un cuatro con tus piernas y extiende tus brazos a las orillas, a la altura de tus hombros. Ahora, repite la afirmación.

Ve agregando grados de dificultad; hazlo con los ojos cerrados, has movimientos con los brazos de una forma ordenada, como   subirlos y bajarlos.

  • A lo largo del día puedes ir haciendo otro tipo de ayudas, como utilizar tu lado más débil. Si eres derecho, trata de hacer lo más que puedas con tu mano izquierda; tomar cosas, usar tu teléfono, ipad, comer, abrir, todo lo que puedas.
  • Siéntate y ponte de pie sin ayuda de los brazos.
  • Si tienes acceso a un trampolín (brincolin, tumbling) es tiempo de usarlo. Ponte a brincar y a repetir tus afirmaciones, estos movimientos son increíbles para el cerebro y lo ayuda a entrar en equilibrio en ambos lados.
  • Dibuja con tu mano más débil, has círculos, palitos, lo que  te guste, llena una hoja entrera.
  • Pinta o has algo creativo esto te ayuda a relajarte y a utilizar tu lado derecho del cerebro.

Es importante que antes de hacer cualquier ejercicio analices a profundidad ¿por qué razón estás teniendo este imbalance? ¿Desde cuándo lo sientes? Puedes llegar hasta la primera vez que te sentiste de esta manera? Todo esto ayudará a que el ejercicio tenga mejores resultados.

Ahora recuerda, buscamos B-A-L-A-N-C-E por lo tanto, no te obsesiones en la forma perfecta en que se tienen que hacer estos ejercicios, simplemente hazlos. Puedes hacerlos varias veces al día, pero con una o dos basta.

¡Que tengas un jugoso día!

¿Te gustó este post? Cuéntame tus impresiones en los comentarios y dale “like” en facebook y compártelo con tus amigos.

2 comments on “Ejercicios fáciles para agregar balance a tu vida”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *