Pinned Image

Sabemos que siempre tenemos que luchar por nuestros sueños, por lo que queremos, por nuestras metas y objetivos, por el amor y por muchas muchas cosas más.

Pero ¿qué pasa cuando la vida nos manda señales muy claras de que lo que queremos con todas nuestras fuerzas, no es para nosotros?

De pronto, cuando te das cuenta, sientes enojo y frustración por ver que no se cumple lo que deseas ¿Qué hay que hacer?

DEJARLO IR

Cuando decidimos dejar ir a lo que tanto nos aferramos, ocurren varias cosas mágicas, si me permites que lo exprese de esta manera.

De pronto, aunque te sientas frustrado por este pequeño tope en el camino, logras sentir un alivio muy grande, como si te quitaran una carga muy pesada de encima.

La vida de pronto, se va acomodando y te muestra caminos que nunca te imaginaste que podías seguir y resulta en situaciones super convenientes.

O comienzas a conocer peresonas increíbles que te ayudarán a vivir experiencias nuevas y en ocasiones te conectarán con tu siguiente aventura.

Quizas puede ser que inmediatamente después del golpe, te sientas feliz, con mucha ligereza y en posición de arranque para lo que sigue.

Tal vez lo que te pase es que te sientas triste y sin ganas de empezar o hacer nada más. Si este es el caso, no te sientas mal, porque es algo N-O-R-M-A-L a todos nos ha pasado. Además, te vienen mil pensamientos a la cabeza, obviamente negativos y tu intrépido gremlin aprovecha para salir a escena y decirte todos los “te lo dije” los “ya lo sabía” y lo realmente natural que era que todo hubiera salido mal.

 

¿QUÉ HACER ENTONCES?

TOMATE EL TIEMPO PARA SUFRIR, deprimirte, enojarte y frústrarte, pero con fecha de expiración. Piensa y siente cuánto es suficiente para sentirte así y explóta este tiempo al máximo, después dí: a partir de tal fecha… se queda atrás todo esto y vuelvo a empezar.

EXPRESATE: Toma un papel y expresa mediante arte cómo te sientes, qué planeas hacer, dejar ir, en fin, lo que tu interior tenga más necesidad de expresar. Hace tiempo, cuando me vi en esa situación, pinté esto:

Es un dibujo muy simple, una mano dejando ir un globo de gas, pero fue de mucha ayuda porque sentí como de una manera fácil y fluida, mandé la orden a mi cerebro de dejar ir.

ENLISTA todos los aprendizajes que tuviste gracias a esta situación. Si el proyecto que deseabas no se cumplió, ¿Qué tanto aprendiste para que no vuelva a ocurrir la misma situación? Si la relación no funcionó ¿Cuánto contribuiste para que sucediera así? ¿Qué experiencias positivas obtuviste?

PERDONA principalmente perdónate a ti, porque lo normal es que tu cabeza esté como un huracán lleno de pensamientos negativos y de auto-tortura. Perdónate y déjalo ir y después perdona a la situación, a la persona, a todo lo que haya contribuido o influenciado para que las cosas pasaran así. Puedes utilizar el método que más te guste. Vas a sentir un alivio muy grande, te lo garantizo.

¿Has tenido un tope en el camino y la vida te mostró una opción más brillante? Comparte tu experiencia en los comentarios.

Si has pasado por esto y saliste bien del reto te invito a que compartas tu experiencia, tu contribución puede ayudar a mucha gente que la lea.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *