El hummus es una de los alimentos clásicos en la comida de medio oriente, es algo así como para nosotros los frijoles. Está hecho a base de garbanzo cocido, tiene una consistencia muy suave, sedosa y el sabor es exquisito.

Es muy versátil ya que lo puedes untar y usar en infinidad de platillos y además se puede congelar, por lo tanto puedes hacer mucho y guardarlo por partes en el congelador.

El garbanzo es una leguminosa que aporta una gran cantidad de nutrientes a nuestra dieta, ha sido una parte muy importante de la dieta mediterránea durante años. El ajonjolí (semilla de sésamo) el limón y el pimiento también aportan super poderes a tu organismo.

Garbanzo: Contiene triptófano (ayuda a producir serotonina), cobre, fibra, ácido fólico, hierro, manganesio, proteína y fósforo. Ayuda a reducir el colesterol malo, balancea los niveles de azúcar en la sangre y es desintoxicante.

Ajonjolí: Contiene ácido linoléico, aceite esencial Omega-6, vitamina B3, vitamina E, ácido fólico y proteínas.

Limón: Vitamina C

Aceite de Oliva: Aceites esenciales Omega 3,6 y 9

Para preparar los garbanzos, hay que enjuagarlos y dejarlos remojando en agua toda la noche. Esto ayudará a digerirlos mejor y evitar los molestos gasecillos que podrían producir.

Para cocerlos, simplemente hay que cambiarles el agua y dejarlos en una olla con suficiente agua, durante una hora aproximadamente o media hora si se hace con la olla exprés.

La siguiente receta me la dio una amiga dueña de un centro de yoga y restaurante vegano, desde que probé el hummus, me enamoré y siempre me aseguro de tener un recipiente en el refrigerador.

HUMMUS URBANO

Ingredientes.

  • 1 taza de garbanzo (seco). Cocido rinde aproximadamente dos tazas.
  • 1 Ajo pequeño
  • 1 Cda. Aceite de Oliva
  • 1 Cda. Tahini
  • 1 Limón verde
  • ½ Pimiento rojo sin cáscara, desvenado y sin semillas.
  • 1 Chile chipotle adobado.
  • Sal de mar y pimienta al gusto.

Preparación:

  1. Poner todo en la licuadora junto con un poco del agua de cocción de los garbanzos.
  2. Licuar hasta que tome una consistencia suave y sedosa.
  3. Ajustar sal y pimienta.

Degustación:

  1. Siéntate en la mesa, sin distracciones (t.v., smartphone, tableta.)
  2. Mejor si puedes estar con compañía agradable.
  3. Respira profundamente, relájate.
  4. Observa tu hummus, fíjate en su color, la textura suave.
  5. Percibe el aroma del aceite de ajonjolí, de oliva, del chipotle.
  6. Mastica cada bocado tranquilamente, disfruta de la combinación de sabores.
  7. No lo tragues hasta que esté bien molidito. Tu estómago no tiene dientes.
  8. Disfruta, yum! yum!

IDEAS PARA USAR EL HUMMUS:

  • Sólo con pan pita calientito o tostado
  • Untado sobre pan de caja de caja (de cereal entero y orgánico mejor) y rebanadas de jitomate.
  • Igual pero con aguacate.
  • Sandwich de vegetales y si comes carne pechuga de pollo al grill
  • Burrito de vegetales salteados (hongo portobello, cebolla, pimiento, chile jalapeño fresco) con salsa tamari o de soya y verduras frescas (lechuga, germinado, jitomate, aguacate)
  • Trozos de pan pitta tostado, con hummus untado y espinacas a la mexicana (slurp! Mi cena de ayer)
  • Bocadillo de pan ciabatta con verduras salteadas (espinacas, pimiento, cebolla), semillas de girasol, aceite de oliva y vinagre balsámico.
  • Como aderezo de una ensalada fresca, crujiente y de temporada. Todo un éxito en mis comidas familiares los domingos, a todos les encanta, incluso a los más carnívoros.
  • Como aderezo para crudités (palitos de brócoli, apio, zanahorias)
  • Sobre pizza como aderezo. O puedes hacer una pizza de hummus, albahaca y tomate deshidratado.
  • Hongo portobello o cremini relleno de hummus al horno.

Observaciones:

  • Si compras el garbanzo ya cocido rinde una lata o dos tazas. El garbanzo en lata saca del apuro, pero el sabor del garbanzo natural es inigualable.
  • Si no tienes tahini ponle una cucharada grande de ajonjolí (sésamo) machacadito.
  • Si tienes pelador de jitomates, úsalo para quitarle la cáscara al pimiento, ayudará a conservar más sus nutrientes que si lo tuestas al fuego.
  • Si no tienes chile chipotle, no importa, sabe igual de rico.
  • Para un sabor más exótico, le puedes añadir comino, como en la receta original.

Fuentes:

Uban Yoga León

Natural News

Harvard School of Public Health

Foto 1, Foto 2=Mía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *