Hola Jugocitas y Jugocitos!

Es importante saber que no por el hecho de ser joven o que nunca nos ha dado ninguna enfermedad grave, estamos libres de que suceda.

Nuestro cuerpo tiene cierta propensión genética a heredar enfermedades de nuestros padres, abuelos, etc. Junto con esto, tenemos todos los contaminantes que nos rodean y las sustancias tóxicas que consumimos cada día por el simple placer de darnos gusto al paladar.

Y yo me pregunto y les pregunto, que necesidad tenemos de sufrir alguna enfermedad, pasar por el quirófano o tener que hacer cambios drásticos en la vida como dejar de consumir azúcar o ciertos alimentos? Por qué tenemos que llegar a ese punto?  La buena noticia es que si en vez de esperar a que suceda alguna de estas cosas, mejor comenzamos por cuidarnos antes o “curarnos en salud” es muy posible que vivamos muchos años saludables, libres de enfermedades, medicamentos y cuidados drásticos.

Pero cómo podemos hacerlo? Pues haciendo ligeros cambios en nuestros hábitos y decisiones en nuestra vida. Amando nuestro cuerpo y demostrándoselo.

El tipo de cambios a los que me refiero pueden ser desde reducir el consumo de dulces cargados de colorantes y saborizantes altamente tóxicos (sin decir el grado altísimo de azúcar refinado que tienen) hasta comenzar a aumentar la cantidad y variedad de verduras en nuestras comidas.

A lo largo de este blog iré comentando que cambios pueden ir haciendo y por qué sugiero que los hagan.

Por lo pronto el día de hoy pueden comenzar con algún paso hacia la salud, el que ustedes quieran! El que más necesitan, normalmente nos damos cuenta perfecto de los malos hábitos que tenemos así que comiencen hoy a dejarlos o a toman nuevos hábitos saludables y no dejen de hacerlos durante 21 días, que es el plazo regular para que los hábitos arraiguen.

Y para los que de verdad no se les ocurre que podrían empezar a hacer les dejo algunos:

  1. Incrementar las verduras verdes: Espinacas, acelgas, brócoli, lechuga, etc. Si eres de los que no les gustan las verduras, quizás es porque no las has comido bien preparadas, prueba diferentes técnicas y verás cómo vas encontrando las que te gustan. Eso sí, recuerda que mientras más cocinadas están, menos nutrientes tienen, procura cocerlas al vapor poco tiempo o saltearlas con un poco de aceite de aguacate o de oliva.
  2. Aumentar el consumo de agua purificada: Lo ideal son 2 lts. Diarios, pero varía de persona a persona, así que empieza por tomar un vaso de agua más de lo que tomas normalmente.
  3. Actividad física constante: Si no eres muy sporty, comienza caminando, sal de tu casa, camina 15 minutos en línea recta y regresa, voila! Empieza haciéndolo 3 días a la semana.
  4. Bájale a la botanita: los caramelos, dulces y chilitos tienen muchos tóxicos! Intenta bajarle un poquito y busca alternativas más saludables como jícama o pepino con limoncito y chile piquín.
  5. También lo que comes con los oídos o los ojos hace daño eh? Las novelas, noticias, reality shows y chismes no ayudan mucho a nuestra salud mental, mejor ponte a leer un libro o búscate un hobbie, que además te ayudará a desarrollar otras habilidades.

Quizás puedan parecer pasos pequeñitos de momento, pero el organismo reacciona muy rapidamente ante cualquier cambio, bueno o malo. Asi que, mejor que sea un cambio bueno ¿verdad?

Están listos para la aventura? Que hábito planean cambiar? Me encantaría escucharlos! Dejen sus comentarios debajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *