Categoría: Reutiliza

Abre tus ojitos a la realidad.

Hace unos días fuí a cenar a un restaurante y moría de sed, así que pedí agua. Mientras estaba muy entrada en la plática, el mesero se acercó y me la sirvió en una copa muy amablemente.

Cuando me di cuenta, me estaba sirviendo de una botellita de plástico, que me dejó a un lado de la copa que acababa de llenar. NooooOOOOOOoooooooo!!!! Grité para mis adentros, ¡no una botella! ¿Y por qué, dirás tu, tanto drama por una botella de agua?

Bueno, pues hace años que dejé de comprar botellas de agua. Cuando estaba en la universidad y con el afán de “tomar más agua” siempre compraba botellas de un litro, que rellenaba algunas veces, según yo, para no gastar tanta botella, hasta que finalmente las tiraba, eso sí, al contenedor de basura reciclable.

Pero con el tiempo, me he dado cuenta, que aún a pesar de tirarlas a ese contenedor, estoy produciendo basura, que seamos realistas, por lo menos en mi pueblo, no siempre terminan reciclándose. Me puse a pensar en cuántas botellas al año tomaba y cuánta basura producía y de verdad, si llegaba a juntar mis kilitos de basura.

¿Qué necesidad tengo de usar botellas desechables? Cuando por una pequeña inversión puedo comprar una botella de acero inoxidable o de algún material más amigable, que me dure muchos años más y rellenarla con agua del filtro o de garrafón retornable cuando menos.

Tomar esta decisión me requirió de varios factores:

  • Compromiso: Realmente dar mi palabra de que evitaré que la flojera me gane y cargaré con mi botella todo el tiempo, en vez de irme por el camino fácil y comprar una botella en cualquier tienda cuando me gane la sed. Además, si algún día se me olvida, tomaré responsabilidad de mi olvido y me aguantaré un poco la sed hasta que vuelva a mi casa por mi botella. No siempre es posible, pero lo intento un 99% del tiempo.
  • Responsabilidad: El hecho de pensar, que mi mundo, mi tierra, mi medio ambiente (y el de todos) es cienmilmillones de veces más importante que mi pereza u olvido por no traer mi propia botella, requiere de un grado de madurez y también compromiso conmigo, la sociedad y mi querida tierra, que tanto me da.
  • Estar: Vivir en el momento, comprometerme, ser responsable y no vivir de manera superficial, donde no me pregunto, que pasará con esa insignificante botella de agua que utilizo cada día, ¿a dónde va? ¿cuántos años tarda en degradarse? ¿qué impacto tiene en el ecosistema? Y esto aplica también para las botellas de coca cola, empaques de comida chatarra y las cajetillas y “bachiches” de cigarros, para los que fuman y estar cambiando de ipod o celular cada año.

Por eso digo yo, basta, basta, BASTA de ser irresponsables y vivir la vida a la ligera. Vive en el presente, se responsable, comprométete contigo mism@

¿QUE PUEDES COMENZAR A HACER?

  1. Comienza por pedir tu agua en vaso cuando vayas a los restaurantes
  2. Cómprate una botella muy chic, eco-amigable y carga con ella a todos lados.
  3. Si compras productos envasados o dentro de algún tipo de recipiente, busca comprarlos a granel, o en tamaño grande, para no ir comprando de “a botellitas” y producir más basura.
  4. O mejor aún, evita comprar productos que vengan envasados, en realidad no son tan saludables y no los necesitas.
  5. Subele tres rayitas a tu esfuerzo y llévate bolsas o canastas al super.

Y aquí hago una pausa, pecando de que este blog se haga un poco largo, me gustaría compartirte que esto de las bolsas lo aprendí cuando vivía en San Miguel de Allende.

Yo me sentía la más ecofriendlly porque llegaba al súper con mi bolsita envirosac muy cuca. Pero de pronto, mientras compraba las verduras e iba tomando mis bolsitas de plástico para tomar los limones, los ejotes, las mandarinas, etc. me encantaba andar de metichola (o sea donde no me llaman) viendo el carrito de los gringos, que tanto abundan por allá y vaya sorpresa me llevé cuando pude notar que ninguno agarraba bolsitas de plástico, todo lo tomaban con las manos y lo ponían en su canasta y así lo dejaban en la caja. Me sentí muy mal por todas las bolsitas de plástico que he tomado en mi vida y contribuido a hacer más y más basura, así que nunca más, ahora hago lo mismo. Sí, es un poco molesto cuando llegas a la caja, pero básicamente en un año me ahorro unas 200 bolsitas de plástico al año, ¡increíble!¿verdad? Más todas las bolsas grandes que te ponen en la caja, otras 200 mas, así que más o menos me ahorro unas 400 bolsas de plástico al año. ¿Te apuntas?

La última vez que fui al mar de vacaciones, la playa era un verdadero asco, había muchísima basura por todos lados, muy desagradable. No sólo era basura de gente que andaba por ahí, es basura que llega de otras partes. Me fui con mi prima a caminar y recoger lo que podíamos y cada una juntó dos bolsas grandes, no creas que hicimos mucha diferencia. Muy triste.

Mientras tanto, te dejo con este video muy interesante y realista sobre el daño que estamos haciendo a nuestras bellezas naturales mexicanas.

Por favor comparte este post y ayuda a que más gente despierte y comience a dar sus pasitos hacia una tierra más limpia.

PD. Existen en el mercado muchos filtros de agua de excelente calidad como los nikken o los ablandadores de agua para mejorar su sabor. Investiga!

Foto de Aquí

Mi huerto Orgánico

Acababa de comprar esta albahaca en el mercado orgánico. Ahora ya está más grande =)
Acababa de comprar esta albahaca en el mercado orgánico. Ahora ya está más grande =)

Ayer les compartí cuáles son mis objetivos para este año y uno de ello es tener mi propio huerto orgánico.

Sueño con salir a mi jardín y cortar verduras frescas, deliciosas y orgánicas, para luego guisarlas en mi cocina y nutrir bien a mi adorado cuerpo y al de mi familia.

¿Por que quiero hacer esto? Bueno, hay muchas causas:

  • Desde niña me encantaba la idea. Mi mamá nos dió a mi hermano Ale y a mi una jardinera para que plantaramos lo que quisiéramos. Yo planté chiles poblanos (mis favoritos hasta la fecha) y Ale frijoles. Cada día los regábamos y veíamos como crecían y comenzaban a dar frutos, hasta que pudimos cortarlos y comerlos. Fue una experiencia increíble.
  • La gran cantidad de pesticidas y herbicidas que les agregan a los vegetales son dañinos para nuestro oganismo. Básicamente porque afectan el delicado balance de las hormonas en el cuerpo y como yo he tenido muchos problemas hormonales, quiero cuidarme y prevenir problemas a futuro.
  • Es un hobbie muy agradable que me relaja y le agrega felicidad a mi vida. Además, el placer que me da salir al jardín, cortar mis propias verduras y luego comerlas es indescriptible, te invito a experimentar con esto.

Aunque todavía no doy el gran paso, ya he comenzado con algunas cositas. Ya tengo dos variedades de Albahaca, Y una maceta con apio, betabel y brócoli.

Apio, Betabel y Brócoli.
Apio, Betabel y Brócoli.
Apio
Apio Ogánico

Tengo semillas para comenzar, pero estoy esperando a que no haga tanto frío para sembrarlas y mientras, me voy documentando y aprendiendo sobre sembrar y cuidar un jardín comestible.

¿Te gusta la idea? ¿Suena bien verdad?

Si no tienes jardín esto no es un obstáculo, porque puedes sembrar tus productos en cualquier tipo de contenedor, maceta o recipiente y ponerlo en un lugar donde le dé el sol y el aire.  ¿A poco no has visto las famosas latas de chiles como macetas?

¿Quieres saber un truco increíble para sembrar, si es que no tienes semillas?

  1. Compra verduras que frescas que vengan todavía unidas por su tronco.
  2. Haz un corte limpio a unos 3 ó 4 cms. arriba de la unión.
  3. Coloca el “corazón” en un recipiente con agua purificada.
  4. Espera unos días y verás como comienzan a salirle nuevas hojas.
  5. Cuando las hojas tengan unos 5 ó 6 cms. Plánta tu vegetal en una maceta con tierra y composta.
  6. Voilá!! Ya tienes una planta de apios, que no tendrás que cortar, porque puedes ir sólo cortando las ramitas de apio que necesites. (o lechuga, espinaca, etc.)
  7. Así es como yo sembré todito lo que ves en la maceta. Increíble ¿verdad?

 

 

Recicla-Reusa-Reutiliza

Composta

¿Si supieras que existe una manera ultra sencilla de ayudar a tu planeta y contaminarlo menos, lo harías?

¿Si tuvieras al alcance de tu mano una solución económica y práctica para producir la mitad de los desechos que causas, te pondrías las pilas para hacerlo?

La solución es muy pero muy requetesencillita: COMPOSTA

Según datos del INEGI, México ocupa uno de los primeros lugares MUNDIALES como productores de basura, o sea además de ser líderes mundiales en producción de sobrepeso, también competimos en ser los que mejor contaminamos al planeta. Parece broma, pero es una triste realidad.

La basura producida en México, aumentó un casi un 40% en los últimos diez años, CUARENTA POR CIENTO! Esto es muchísimo.

Además, del 100% de basura que producimos, un 52.4% consiste en desechos de comida, jardines y otros desechos similares. JÁ, esto me hace pensar; ¿Qué pasaría si todos estos desechos los reutilizáramos? Así es, evitaríamos casi la mitad total de todos los desechos que producimos.

Entonces, la solución es super sencilla, hacer una composta.

¿Qué es una composta?

Materia hecha a base de compuestos orgánicos que han sido descompuestos y sirve como abono para las plantas.

En resumen; la composta es un producto que resulta cuando almacenamos desechos orgánicos de alimentos, plantas y otros materiales y al descomponerse se convierte en alimento para nuestro jardín, macetas o sembradío.

Existen muchísimas formas de hacer compostas. Diferentes técnicas y prácticas, algunas utilizan aparatos o armazones especiales y otras simplemente con ayuda de tierra y hojas secas.

Hoy te quiero compartir como hago la composta en mi casa, esperando que te sirva de inspiración para que hagas lo mismo y formes parte del cambio positivo en nuestro planeta.

No soy experta en compostas, pero he investigado un poco y experimentado otro tanto más, así que aquí va mi explicación:

¿Qué necesitas?

Un bote o cesto grande para la ropa sucia, que tenga agujeros que permita respirar a tu composta.

Una pala.

Un botecito pequeño con tapa de uno o dos litros.

Desechos orgánicos.

Eso es todo, ¿muy fácil no?

Bote de ropa sucia que utilizo para hacer mi composta.

Procedimiento:

Lo único que tienes que hacer es ir poniendo en tu bote todos los desechos orgánicos que cada día van produciendo tu y tu familia.

Te recomiendo que tengas un bote pequeño con tapa en tu cocina y ahí vayas poniendo todos los desechos orgánicos, no guisados, que se producen en la cocina. Después, cada día por la noche o por la mañana, vacías tu botecito en el bote grande.

Has una pequeña “cama” con los desechos y cúbrelos con hojas, pasto o ramas secas. Si no tuvieras acceso a estos, los puedes cubrir con tierra. Yo tengo un costal de tierra de esos que venden en los viveros y a veces se la pongo.

Una o dos veces por semana, con la ayuda de tu pala, mezcla bien toda tu composta, para que comience a descomponerse por igual.

Una forma fácil de obtener hojas y pasto seco, es guardar los desechos que se producen cuando cortan el pasto en tu jardín. Guárdalo en un costal o bolsa de plástico con hoyitos y poco a poco lo vas sacando. Debes de tener cuidado de que tu almacén de “hojas y pasto seco” no se pudra en tu bolsa, así que trata de secarlos antes de guardarlos bien.

¿Qué pasa si no tienes jardín? Bueno, esto no debe de ser un problema, puedes hacer la composta en tu patio de lavado, en la azotea o juntarte con los vecinos y poner un bote compostero en un área común.

Una amiga mía me juntaba sus desechos y me los daba en un tupperware grande. Yo los ponía en mi composta y no me ocasionaba ningún problema. Así, reducíamos los desechos de dos casas, brillante, ¿verdad?

¿Y los olores?

Si haces correctamente la composta, no se producen malos olores, por el contrario, una composta bien hecha debe de oler a bosque, fresco, húmedo y con vida. Para evitar moscas, bichos o malos olores, es importante que estés muy al pendiente de ella y la remuevas constantemente y dejes los residuos tapados con hojas secas o tierra.

Dependiendo del clima en donde vivas tu composta tendrá un comportamiento diferente. Yo vivo en un clima muy seco y cálido, por lo tanto mi composta necesita más humedad y por eso tengo que agregarle de vez en cuando un poco de agua. También tengo que cubrirla un poco para que no le de tanto sol, porque tiende a secarse mucho. Con un poco de intuición y sentido común puedes ver que le falta o le sobra a tu composta.

¿Cuáles son los desechos que puedo poner en mi composta?

Todos los residuos de vegetales, frutas, flores y plantas, con esto no hay confusión, todo aplica. Te recomiendo que partas en pedazos pequeños las cáscaras de frutas grandes como sandía, melón, etc. Ten cuidado de no poner alimento que haya sido cocinado, esto evitará malos olores.

Cáscaras de huevo en pedacitos pequeñitos.

Pelo y uñas. Fuchi, pero aplica, puedes echarlas, al final, se deshacen y se convierten en abono. =)

Cartón sin pintar, el interior del papel de baño en pedacitos.

NO: Huesos o carne animal. Grasas y aceites. Excrementos de tu mascota. Leche. Servilletas sucias.

Si se te complica muchísimo tener un bote y todo esto, simplemente pon todos los desechos directamente en tu jardín y/o macetas y mézclalas con tierra y hojas secas, así le hace mi hermano y le funciona de mil maravillas.

El resto de tu basura sepárala y recicla lo que puedas, cartón, cristal, plástico, etc. Y procésalo según las normas que tengan en tu ciudad. La mayoría de los lugares tienen algún sistema, si no es así, busca algún centro de reciclado.

Ahora, yo dije que esto era fácil, pero nunca he dicho que no requiera de esfuerzo y compromiso. Tener una composta es una responsabilidad, porque tienes que cuidarla y además cerciorarte de que todas las personas que viven contigo colaboren en el proceso o por lo menos en poner los residuos en tu bote pequeño de la cocina.

Es importante también que reduzcas el consumo de envases, recipientes y bolsas de plástico. Cuando vayas al super o al mercado, llevate una caja, canasta o bolsa reciclable para reducir el consumo de bolsas.

Te felicito porque leíste este artículo, quiere decir que estás interesado en este tema, ahora, no lo dejes así y toma cartas en el asunto, recuerda, puedes empezar poniendo los desechos directamente en tus macetas o jardín y después compras tu bote.

Botes composteros en venta.

Video: Cómo hacer una composta en cinco minutos.

Si te gustó este post y quieres ayudar a cambiar nuestro planeta, compártelo con tus amigos y dale like.

Que tengas un día muy jugosito.