Categoría: no contaminar

¿En serio?

Hoy mientras degustaba mi delicioso juguito verde por la mañana, me sorprendí al leer en el periódico esta nota:

P1140038

Según la investigadora de mercado Kantar Worldpanel, el 99% de los mexicanos consumen Coca Cola y las personas que compran este refresco al año, lo hacen en promedio 84 veces.

Me sorprendió muchísimo la información. Aunque ya sabía que los mexicanos somos los consumidores No.1 mundial de Coca Cola, me sorprendió muchísimo ver los números.

Después veo que van dejando por todos lados estas tarjetas de felicitación, con la controversial foto de una mujer embarazada que tranquilamente toma una botella de Coca Cola.

¿¿¿¿En serio????

¿En verdad una madre quiere darle 21 cucharaditas de azúcar directo a su bebé? Eso sin contar todo lo demás que contiene la coca-cola.

P1140036

Además, no se nos olvide que México también tiene el No.1 mundial de Diabétes Infantil y Diabétes Femenil.

Y tristemente, debajo de la nota del periódico, viene otra mucho más pequeña donde dice que las verduras, están “pegando en la inflación” Debido a la sequía y a las heladas.

Y me pregunto, ¿en que mundo estamos viviendo? Un mundo donde está muy bien consumir grandes cantidades de Coca Cola y dársela a nuestros niños y mujeres embarazadas. Un mundo donde debido al cambio climático existen sequías y heladas que merman los productos reales, saludables y nutritivos.

Sobre todo me enoja muchísimo que el ambiente y los alimentos en general comienzan a contaminarse tanto con tóxicos, edulcorantes, colorantes, etc. Que el cáncer a mi alrededor empieza a ser una plaga y no una enfermedad rara y lejana, como lo era antes.

Actualmente cinco amigos cercanos a mi familia están luchando en este momento contra el cáncer.

Mi primo acaba de fallecer el mes pasado por causas derivadas del cáncer.

No está bonito ver a estas personas tan valiosas, maravillosas y con mucho por hacer en esta vida, con pañoletas y pelucas en su cabeza debido a las quimioterapias. No está agradable saber que tuvieron que quitarles pechos, estómagos y demás, para poder salvar el resto de su cuerpo.

¿Qué hace uno cuándo sabes que dos niñitas pequeñitas se quedaron sin papá y una mujer increíble perdió a su pareja?

No puedo entenderlo.

Creo que en nuestras manos está la solución para comenzar a cambiar esta situación.

Consumir refrescos y cualquier alimentos procesado no sólo nos llena de toxinas, grandes cantidades de azúcar y de sal, conservadores, colorantes, etc, etc. sino que también contamina al medio ambiente, a nuestra tierra, nuestro aire, nuestra agua.

Contaminan con todo el proceso que necesitan para producir sus productos. Contaminan porque todos los empaques y las botellas son de material tóxico y contaminante. Que por lo menos aquí en México, van a dar a basureros donde se quedarán miles de años o a los mares, donde contaminarán y serán causa de muerte de muchos peces y aves que los ingieren.

¿De verdad necesitamos consumir todo eso? La respuesta es clara y sencilla. No.

No lo necesitamos.

Consumir alimentos enteros, no procesados y frescos es lo que necesitamos para nutrirnos y evitar enfermedades.

No esperes a que te de a tí o a tu familia cáncer o cualquier otra enfermedad.

¿Cómo puedes hacerlo?

  1. Desintoxica tu casa: Deshazte de todos los productos comestibles envasados, empaquetados y que tengan un periodo de vida de más de un año. Elimina todos los productos, TODOS, los que tengan glutamato monosódico, colorantes artificiales o acompañados de algún número. Tira toda la comida que tenga colorantes, exceso de sodio o azúcar.
  2. Limpia tu casa con productos naturales y/o biodegradables. Busca recetas caseras en internet, utiliza vinagre para limpiar pisos, baños y ventanas.
  3. Evita utilizar tintorerías en la medida de lo posible o utilizar negocios que uses productos ecológicos o menos tóxicos. Los productos y químicos utilizados en las tintorerías afectan muchísimo a las hormonas y  la tiroides.
  4. Reduce tu consumo de plásticos: Cuando vayas al super lleva tus propias bolsitas para las verduras y mejor si son de tela. Y lleva una canasta o bolsa para llevar todo hasta tu casa.
  5. No consumas ningúna bebida embotellada. Carga con tu botella de acero inoxidable y utiliza garrafones retornables o mejor aún, compra un filtro especial tipo nikken o kangen. Y si vas a un restaurante exige que te sirvan el agua en vaso y sin popote (pajita)
  6. Consume orgánico y local. Así evitarás herbicidas y pesticidas, altamente tóxicos y que no sólo nos contaminan a nosotros, sino a los mantos acuíferos.
  7. Apoya a los pequeños comerciantes que fabrican productos naturales. No sólo apoyarás la economía, sino que también estarás quitándote de encima muchos productos tóxicos.
  8. Utiliza tus cosas hasta que realmente ya no sirvan. Usa tu computadora, ipod, celular, etc. hasta que de verdad se descomponga o ya no funcione. Todos estos productos tienen un periodo de vida mucho más largo de lo que crees y de verdad no pasa nada si no traes el iPhone 5 o la última novedad.
  9. Belleza natural. Utiliza aceites naturales para hidratar tu piel o busca productores que vendan productos de belleza hechos con productos 100% naturales. Tu piel y tu cuerpo te lo agradecerán.
  10. Disfruta la vida. Deja atrás todo eso que te atora, te ata y no te deja desarrollarte y ser una mejor persona. De verdad, no vale la pena.

Y por favor, observa este video:

Midwayfilm

Hoy es un día perfecto para cambiar.

Tú y sólo tu tienes el poder de hacer de este mundo un lugar más saludable y menos contaminado.

No es fácil. Claro que no lo es.

Pero tampoco es difícil.

En serio.

¿Qué estás esperando?

 

 

Que tengas un día muy jugosito.

PD. Muchas felicidades a todas las Mamás jugositas que hoy es su día.

Abre tus ojitos a la realidad.

Hace unos días fuí a cenar a un restaurante y moría de sed, así que pedí agua. Mientras estaba muy entrada en la plática, el mesero se acercó y me la sirvió en una copa muy amablemente.

Cuando me di cuenta, me estaba sirviendo de una botellita de plástico, que me dejó a un lado de la copa que acababa de llenar. NooooOOOOOOoooooooo!!!! Grité para mis adentros, ¡no una botella! ¿Y por qué, dirás tu, tanto drama por una botella de agua?

Bueno, pues hace años que dejé de comprar botellas de agua. Cuando estaba en la universidad y con el afán de “tomar más agua” siempre compraba botellas de un litro, que rellenaba algunas veces, según yo, para no gastar tanta botella, hasta que finalmente las tiraba, eso sí, al contenedor de basura reciclable.

Pero con el tiempo, me he dado cuenta, que aún a pesar de tirarlas a ese contenedor, estoy produciendo basura, que seamos realistas, por lo menos en mi pueblo, no siempre terminan reciclándose. Me puse a pensar en cuántas botellas al año tomaba y cuánta basura producía y de verdad, si llegaba a juntar mis kilitos de basura.

¿Qué necesidad tengo de usar botellas desechables? Cuando por una pequeña inversión puedo comprar una botella de acero inoxidable o de algún material más amigable, que me dure muchos años más y rellenarla con agua del filtro o de garrafón retornable cuando menos.

Tomar esta decisión me requirió de varios factores:

  • Compromiso: Realmente dar mi palabra de que evitaré que la flojera me gane y cargaré con mi botella todo el tiempo, en vez de irme por el camino fácil y comprar una botella en cualquier tienda cuando me gane la sed. Además, si algún día se me olvida, tomaré responsabilidad de mi olvido y me aguantaré un poco la sed hasta que vuelva a mi casa por mi botella. No siempre es posible, pero lo intento un 99% del tiempo.
  • Responsabilidad: El hecho de pensar, que mi mundo, mi tierra, mi medio ambiente (y el de todos) es cienmilmillones de veces más importante que mi pereza u olvido por no traer mi propia botella, requiere de un grado de madurez y también compromiso conmigo, la sociedad y mi querida tierra, que tanto me da.
  • Estar: Vivir en el momento, comprometerme, ser responsable y no vivir de manera superficial, donde no me pregunto, que pasará con esa insignificante botella de agua que utilizo cada día, ¿a dónde va? ¿cuántos años tarda en degradarse? ¿qué impacto tiene en el ecosistema? Y esto aplica también para las botellas de coca cola, empaques de comida chatarra y las cajetillas y “bachiches” de cigarros, para los que fuman y estar cambiando de ipod o celular cada año.

Por eso digo yo, basta, basta, BASTA de ser irresponsables y vivir la vida a la ligera. Vive en el presente, se responsable, comprométete contigo mism@

¿QUE PUEDES COMENZAR A HACER?

  1. Comienza por pedir tu agua en vaso cuando vayas a los restaurantes
  2. Cómprate una botella muy chic, eco-amigable y carga con ella a todos lados.
  3. Si compras productos envasados o dentro de algún tipo de recipiente, busca comprarlos a granel, o en tamaño grande, para no ir comprando de “a botellitas” y producir más basura.
  4. O mejor aún, evita comprar productos que vengan envasados, en realidad no son tan saludables y no los necesitas.
  5. Subele tres rayitas a tu esfuerzo y llévate bolsas o canastas al super.

Y aquí hago una pausa, pecando de que este blog se haga un poco largo, me gustaría compartirte que esto de las bolsas lo aprendí cuando vivía en San Miguel de Allende.

Yo me sentía la más ecofriendlly porque llegaba al súper con mi bolsita envirosac muy cuca. Pero de pronto, mientras compraba las verduras e iba tomando mis bolsitas de plástico para tomar los limones, los ejotes, las mandarinas, etc. me encantaba andar de metichola (o sea donde no me llaman) viendo el carrito de los gringos, que tanto abundan por allá y vaya sorpresa me llevé cuando pude notar que ninguno agarraba bolsitas de plástico, todo lo tomaban con las manos y lo ponían en su canasta y así lo dejaban en la caja. Me sentí muy mal por todas las bolsitas de plástico que he tomado en mi vida y contribuido a hacer más y más basura, así que nunca más, ahora hago lo mismo. Sí, es un poco molesto cuando llegas a la caja, pero básicamente en un año me ahorro unas 200 bolsitas de plástico al año, ¡increíble!¿verdad? Más todas las bolsas grandes que te ponen en la caja, otras 200 mas, así que más o menos me ahorro unas 400 bolsas de plástico al año. ¿Te apuntas?

La última vez que fui al mar de vacaciones, la playa era un verdadero asco, había muchísima basura por todos lados, muy desagradable. No sólo era basura de gente que andaba por ahí, es basura que llega de otras partes. Me fui con mi prima a caminar y recoger lo que podíamos y cada una juntó dos bolsas grandes, no creas que hicimos mucha diferencia. Muy triste.

Mientras tanto, te dejo con este video muy interesante y realista sobre el daño que estamos haciendo a nuestras bellezas naturales mexicanas.

Por favor comparte este post y ayuda a que más gente despierte y comience a dar sus pasitos hacia una tierra más limpia.

PD. Existen en el mercado muchos filtros de agua de excelente calidad como los nikken o los ablandadores de agua para mejorar su sabor. Investiga!

Foto de Aquí